Etiquetes

, , , , , , ,

¿Dónde ha quedado el aguerrido #sinpreguntasnohaycobertura que enarbolaron los periodistas durante la campaña electoral? ¿Dónde ha quedado para el nuevo Presidente del Gobierno la exigencia de someterse a las preguntas de los medios de comunicación? ¿Dónde han quedado las críticas al señor Rajoy por no responder?

Bueno, las críticas han quedado en espera hasta nueva orden. Y así seguirán hasta que suceda el ansiado acontecimiento que tiene paradas las rotativas viperinas: el momento en que Mariano Rajoy conceda su primera entrevista desde la silla presidencial.

Imagino a Naniano, como cualquier presidente, relamiéndose a la espera de encontrar el momento oportuno en que ofrecer la gracia. El momento oportuno para ponerse las mejores galas y designar al Elegido para tal honor. Al heraldo informativo que tendrá la gloria de conseguir la exclusiva, las primeras palabras del Presidente Rajoy.

Y mientras las grandes cabeceras comunicativas a seguir callando y tragando mierda, no vaya a ser que a Don Mariano se le atragante el medio y decida escoger a otro. No vaya a ser que algún titular le moleste, le provoque urticaria, y el Dedo del Destino apunte hacia otro plató televisivo.

Nos conformaremos, mientras, con De Guindos y Soraya, que se les ve con muchas ganas de llenar portadas. Sólo hay que echar un ojo a como han innovado su discurso, en tema de impuestos por ejemplo. Un verdadero antes y después.

Menos mal que Rajoy se mantiene íntegro y que los medios permanecen firmes aguardando la voz autoritaria que gritará ¡rompan filas!

Por la exclusiva, vergüenza colectiva.

__________________________________________________________

ACTUALIZACIÓN 10.01.2012 00:02

Ay madre. Antes escribo este post, antes Rajoy parece escucharme. O yo leerle la mente. Sea como sea, se dignará a dar su primera rueda de prensa. ¡Pero hay trampa! Lo hará de la mano de Sarkozy, cumpliendo con su deseo imperioso de posar con los verdaderos amos del cotarro: el francés bajito y la alemana mármorea. Podéis leerlo en este artículo de Público.es

Compis de la prensa, habrá que conformarse con el grito de Descansen, soldados. Hasta la próxima ocasión, no muy lejana, seguro.

Anuncis