Etiquetes

, , , , , , , , , , , , , ,

En Valencia, la polícia explica que tan sólo “respondió al enemigo”. El enemigo en esta ocasión son estudiantes y menores, son sus padres, sus madres, sus abuelos, son sus vecinos y son sus profesores. El enemigo son chiquillos de instituto y jóvenes universitarios. Por eso la polícia no tiene más remedio que actuar en defensa propia. Está clarísimo. Cualquiera puede entenderlo. Si alguien ve estas imágenes y piensa, casi instantáneamente, “esto es violencia policial”, va errado. Sólo han actuado en defensa propia, porque se encontraban desarmados y desprotegidos frente a una masa de estudiantes, sus familiares y sus profesores, que protestaban porque en Valencia parece que el derecho a la Educación y a una enseñanza de calidad también se ha convertido en un lujo que no está al alcance de los ciudadanos de a pie.

00:00-01:16 “El número de detenidos es incierto. A las seis de la tarde la Delegación del Gobierno hablaba de 14 personas detenidas pero nosotros (TV3) hemos presenciado después de esa hora más detenciones. Son ya 6 horas de alta tensión en el centro de Valencia, la polícia ha cargado muchas veces contra los estudiantes, incluso ha habido agresiones contra algunos viandantes ajenos a todo esto. Nosotros acabamos de presenciar a nuestras espaldas una carga espectacular, los furgones antidisturbios, muchos, han avanzado contra los jóvenes y frenaban justo a sus pies. Hemos escuchado también tres ráfagas al aire. Esto está pasando en el centro de Valencia, detrás del Institut Lluís Vives, dónde los estudiantes se han reagrupado después de una tarde de persecuciones, la polícia con la porra en la mano. La Delegación del Gobierno habla de jóvenes que buscan violencia, de encapuchados. Nosotros no hemos presenciado ninguna persona que fuera encapuchada. Tan sólo eran jóvenes, menores, muy jóvenes, recordemos que son jóvenes estudiantes de Secundaria y de Bachiller que se encaran con indignación con la polícia porque no entienden por qué no les dejan manifestarse pacíficamente.” 

Siento ganas de llorar. De rabia. De impotencia. De dolor. De indignación. De incredulidad. Siento ganas de llorar porque ingenuamente creí que esta violencia policial, esta brutal represión, no regresaría a nuestro país. Que no tendría cabida ni justificación posible en nuestra democracia. Y sin embargo, queda impune. En Sol y en Plaça Catalunya, en Valencia, ¿dónde más? ¿Qué es lo que va tan espantosamente mal dentro de nuestros cuerpos de polícia?

La protesta estudiantil se extiende a las facultades de Valencia - El País

Catorce detenidos y cuatro heridos en las protestas estudiantiles en Valencia - La Información

La policia custodia a un detenido durante los incidentes entre estudiantes y policias registrados hoy en el centro de Valencia - EFE

Una joven es golpeada por la policía, que no ha dudado en utilizar las porras para dispersar a los estudiantes en el centro de Valencia - Público

Un grupo de viandantes se enfrenta a los agentes antidisturbios - EFE

Y mañana seguirá corriendo la sangre de los que gritan en la #primaveravalenciana

Micah P. Hinson — Wasted away

Anuncis